Errores que Debes de Evitar en una Entrevista de Trabajo

errores que debes evitar en una entrevista de trabajo

En este artículo, quiero enumerar los 12 errores más comunes que cometen los candidatos frente a una entrevista de trabajo, para que sepa cómo NO comportarse en una.

En la entrevista de trabajo, el reclutador o empleador obtiene la primera impresión real de ti.

La entrevista de trabajo es una oportunidad para que el reclutador aprenda más sobre sus experiencias, sus habilidades y calificaciones, sus fortalezas y habilidades relevantes para el puesto ofrecido.

Sin embargo, muchas cosas pueden salir mal durante una entrevista, especialmente porque el estrés y la presión pueden afectar su desempeño.

Lea este artículo con atención para saber cómo evitar errores que pueden excluirlo de la selección y qué hacer para ganarse al reclutador y aumentar sus posibilidades de ser contratado.

Los 12 errores más comunes en una entrevista de trabajo

Estos son los errores más frecuentes que cometen los candidatos en una entrevista de trabajo y cómo evitarlos:

1) llegar tarde

Todo el mundo sabe que las primeras impresiones son clave a la hora de hacer una entrevista para conseguir un trabajo.

Y a veces, puedes causar una mala impresión incluso antes de comenzar tu entrevista con el reclutador. Llegar tarde comunica múltiples mensajes negativos al reclutador.

Por ejemplo, que eres un candidato que no puede organizarse y no puede administrar su tiempo. Y seguro, que no tienes respeto por el tiempo de los demás, por el reclutador, por la empresa.

Además, llegar tarde le da al reclutador la idea de que no tienes mucho interés en el puesto que se ofrece. Todas señales que llevan al reclutador a rechazar tu candidatura.

Hay una serie de precauciones que puede tomar para evitar llegar tarde:

  • verifique la ubicación antes de la entrevista, para asegurarse de llegar al lugar de la entrevista sin problemas;
  • prepara tu atuendo y todo el material que necesitas para la entrevista el día anterior, para no perder un tiempo precioso la mañana de la entrevista;
  • salga temprano para evitar problemas inesperados, como el tráfico, que pueden hacer que llegue tarde.

Recuerda que es bueno llegar no a tiempo a la entrevista de trabajo, sino temprano. Trate de llegar a su cita 10-15 minutos antes.

Esto te permitirá dar una muy buena imagen de ti mismo al reclutador, quien pensará que eres un candidato cuidadoso, preciso, respetuoso y profesional.

2) Tener ropa inapropiada

A la hora de realizar una entrevista de trabajo es imprescindible que tu look sea impecable. Tu vestimenta puede, y debe, variar según el puesto al que te postules, pero es fundamental que siempre tengas un atuendo bien arreglado.

Una de las mejores formas de elegir qué ponerse en la entrevista es adaptarse al código de vestimenta corporativa.

Sin embargo, incluso si los empleados tienen una apariencia informal en la empresa para la que está entrevistando, elija siempre un atuendo profesional y elegante.

Es mejor ser un poco más elegante que ser demasiado casual. Los candidatos desaliñados con un atuendo pobre están mal vistos en una entrevista de trabajo.

Para la entrevistadora, de hecho, la ropa es muy importante. Si tienes un aspecto formal y profesional, pensará que te tomas este papel en serio y quieres causar una buena impresión.

Tu apariencia también te ayuda a darte la seguridad en ti mismo y la confianza que necesitas durante la entrevista de trabajo.

3) Usa tu teléfono móvil durante la entrevista

Antes de entrar en la oficina donde tendrás la entrevista, recuerda poner el silencio en tu móvil, o el modo avión. Esto ayudará a evitar que te distraigas o tengas la tentación de mirar tu teléfono mientras estás frente a la persona de gestión humana.

Revisar su teléfono celular durante la entrevista no solo es de mala educación, sino que también envía un mensaje claro al reclutador de que conseguir ese trabajo no es su prioridad.

Para resistir la tentación de mirar su teléfono, póngalo en algún lugar que no le moleste, como su bolso, mochila o maletín.

Centra toda tu atención en el reclutador para que escuches atentamente las preguntas que te hace y formules respuestas efectivas.

4) No estar preparado acerca de la empresa

Una gran llamada de atención para el reclutador es definitivamente un candidato que no conoce los datos principales sobre la empresa y el puesto que se ofrece.

Esto se considera poco profesional y respetuoso.

Recuerde que las empresas quieren contratar a alguien que conozca la empresa, conozca los productos o servicios y que esté dispuesto a contribuir con el trabajo del equipo.

Lo más probable es que, en algún momento de la entrevista, el reclutador te pregunte "¿Qué sabes de la empresa?". ¿Cómo puedes evitar hacer el ridículo?

Antes de la entrevista de trabajo, investigue sobre la empresa utilizando el sitio web de la empresa: investigue la historia, comprenda cuáles son los valores y la misión, y lea el blog de la empresa.

Investigue sobre el sector en el que opera la empresa, para observar cómo se posiciona y cuáles son los principales competidores.

A continuación, deberá centrarse en el puesto para el que se está entrevistando. ¿Qué responsabilidades implica el puesto? ¿Qué espera la empresa de ti?

Trata de entender cuáles son los requisitos esenciales que se requieren para hacer bien el trabajo, asegúrate de saber qué aporte puedes hacer a la empresa y demuestra tus habilidades y destrezas hablando de episodios en los que has logrado resultados importantes en el ámbito laboral.

5) Mostrar poco entusiasmo

La falta de entusiasmo del candidato durante la entrevista mata su candidatura.

Si no siente pasión o entusiasmo por el puesto ofrecido, el reclutador lo entenderá por su forma de hablar, su tono, su postura y su lenguaje corporal en general.

El reclutador puede leer señales importantes y negativas, tales como: falta de contacto visual, poca atención a la conversación, tono apático, hombros encorvados.

Así que presta atención a cómo comunicas tu interés en el puesto, incluso a través de tu cuerpo. Esto no significa que tengas que saltar en tu silla y afirmar que eres un candidato apasionado 15 veces seguidas.

Simplemente, preste atención a las cosas más pequeñas:

  • descansar adecuadamente la noche anterior a la entrevista;
  • no beba demasiado café;
  • gesticular de forma adecuada cuando hable de sí mismo, para transmitir su energía al criador;
  • mantén el contacto visual con tu interlocutor, sonríe y utiliza un tono de voz relajado y no demasiado alto.

6) Estar distraído

¿Alguna vez te ha pasado? Alguien está hablando de algo importante y de repente te encuentras pensando en lo que vas a cenar esta noche.

Si bien, esta actitud es "aceptable" cuando estás en compañía de tus amigos o familiares, es altamente desaconsejada durante una entrevista de trabajo.

Si te distraes frente al reclutador no entenderás la pregunta que te hace. O, peor aún, el reclutador puede pensar que estás aburrido y, por lo tanto, te excluirá de la selección.

¿Cómo evitar esta posibilidad?

Asegúrese de mantener alto su nivel de atención durante toda la entrevista. Su enfoque debe estar en el reclutador y las preguntas que le hacen.

Muéstrate involucrado en la conversación sonriendo, asintiendo y pidiendo aclaraciones si no entiendes completamente la pregunta.

Antes de ingresar a la oficina del reclutador, despeja tu mente y concéntrate única y exclusivamente en tu objetivo durante la entrevista.

Es decir, conocer en profundidad el rol y la empresa y venderte mejor a ti mismo y a tu patrimonio.

7) No estar preparado para las preguntas del entrevistador

En la mayoría de las entrevistas, los reclutadores hacen una serie de preguntas estándar, las preguntas más frecuentes en cada entrevista de trabajo.

Precisamente por eso, el reclutador espera que estés preparado para responder al menos a las preguntas más habituales de una entrevista .

La preparación es clave para permitirle responder con eficacia.

De hecho, frente al reclutador no puedes permitirte hacer una escena de silencio, ni tomarte 5 minutos para formular tu respuesta.

En este artículo puedes ver cuáles son las preguntas más frecuentes sobre una entrevista de trabajo y prepararte para responderlas siguiendo las pautas que encontrarás en el post.

No tienes que estudiar tus respuestas de memoria. Sin embargo, es importante que recuerde los aspectos más destacados de cada respuesta que prepare para que no olvide mencionar detalles importantes durante la entrevista.

8) Comparte (también) información personal con el reclutador

Debido al nerviosismo y la tensión, puede dejarse llevar por sus historias y compartir detalles personales sobre usted y su vida con el reclutador.

Es correcto establecer un entendimiento con el reclutador, pero hablar de detalles que no son relevantes para él / ella y que no están en línea con el propósito de la entrevista, corre el riesgo de quedar mal.

¿Lo que tienes que hacer?

Haga que sus respuestas sean relevantes: solo comparta información que sea útil para el reclutador y que haga que su aplicación destaque.

Sea directo, breve y conciso, y preste atención a la reacción del reclutador a sus respuestas. Si ves que tu interlocutor pierde interés en lo que estás diciendo, significa que la conversación va por mal camino.

Concéntrese en hacer un balance de cada una de sus respuestas.

9) Habla mal de tu trabajo anterior/jefe/colega

Es posible que haya tenido una experiencia terrible en el lugar de trabajo, tal vez con un jefe tirano o colegas poco profesionales. Y esta podría ser la razón por la que está cambiando de trabajo.

Sin embargo, esta es información que no tendrá que darle al reclutador.

Si habla mal de su anterior empleador, empresa o compañeros, el reclutador puede pensar que:

  • en realidad el problema eres tú;
  • eres poco profesional, hostil, negativo y quejumbroso;
  • como estás hablando mal de tu experiencia laboral pasada, también hablarás mal de tu futura.

Por todas estas razones, el reclutador decidirá excluirte de la selección.

¿Cómo evitar cometer este error?

Durante la entrevista, el reclutador le pedirá que hable sobre su trabajo actual o anterior y la empresa. Recuerda que no tienes que dar cada detalle de tu experiencia.

Trate de responder profesionalmente, sea justo y elegante, incluso si tiene algún resentimiento dentro de usted. Tus respuestas deben transmitir positividad y entusiasmo.

Puedes hablar de incidentes negativos que ocurrieron en el lugar de trabajo, pero hazlo enfatizando la lección que aprendiste, el lado positivo de esas situaciones.

10) No hagas preguntas al reclutador

Otro error muy común y muy grave entre los candidatos es no preparar preguntas para hacerle a la reclutadora durante la entrevista.

La reclutadora te preguntará si tienes alguna duda, la peor respuesta que puedes dar es "No".

Hacer preguntas no solo te ayuda a disipar tus dudas y obtener la información que necesitas sobre el puesto y la empresa. Pero también comunique al reclutador que tiene un gran interés en el puesto.

Recuerda que no solo te elige la empresa, tienes que elegir la empresa, y para eso necesitas tener todos los elementos para decidir.

Prepara 6 o 7 preguntas para hacerle al reclutador, no solo un par.

Esto se debe a que durante la entrevista él / ella puede responder indirectamente algunas de sus preguntas y al final de la entrevista se encontrará sin nada que preguntar.

No cometas el error de pensar las preguntas “en el acto”, es decir, en el acto mientras estás frente al reclutador.

Te arriesgarías a hacer preguntas triviales, entrar en pánico y callar, o pedir cosas de las que el reclutador ya ha hablado.

11) No preguntes cuáles serán los próximos pasos

Puede suceder que el reclutador se olvide de informarte sobre los próximos pasos en el proceso de selección.

Es importante que sepa qué le espera después de la primera entrevista cognitiva y cuándo y cómo será contactado.

Hacer preguntas sobre los próximos pasos en la selección le confirma al reclutador su interés en la empresa y su confianza en que ese trabajo es adecuado para usted.

Preguntar no comunica impaciencia, sino que demuestra tu profesionalismo.

Haga una pregunta específica para averiguar cómo se desarrollará el resto de la selección y cuál será el momento. Esto también te ayudará a manejar mejor el temido silencio del reclutador después de la entrevista de trabajo.

12) Olvídese de hacer un seguimiento

Puede pensar que después de terminar la entrevista, su trabajo está hecho. En realidad, este no es el caso.

Si bien no es obligatorio, enviar un correo electrónico de agradecimiento al reclutador después de la entrevista es el movimiento correcto para que el reclutador lo recuerde.

Enviar un correo electrónico al reclutador puede aumentar sus posibilidades de ser contratado.

El correo electrónico, de hecho, no solo le da al reclutador un mensaje de profesionalismo y educación, sino que también transmite la impresión de un candidato atento y dedicado.

Pensará que si te contratan te comportarás de la misma manera, correcta y precisa.

Sigue leyendo más artículos sobre la entrevista de trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ESTA WEB UTILIZA COOKIES PARA SATISFACER LA ESPERIENCIA DEL USUARIO. Configuración